2/06/2014

La muerte,como un paso hacia nuestra evolución como alma. Grace Rojas




He estado ausente durante unos meses, en esta pausa muchas cosas han pasado, muchas de ellas hermosas e inéditas experiencias, otras de gran aprendizaje y sabiduría aun cuando vienen disfrazadas de dolor.

Desde siempre en nuestra cultura occidental el tema de la muerte ha sido algo muy penoso, solemos entristecer nos solo con la idea de ver partir algún ser querido y en esto incluyo a las amadas mascotas, El duelo se convierte en un martirio interminable con culpa y arrepentimiento por todo lo que no se pudo resolver con ese ser que partió, parece que olvidamos que somos eternos, creemos fielmente que una vez que partimos allí terminó nuestra existencia divina, quizá lo que mas nos duele es nuestra incapacidad de aceptar con amor lo que no podemos cambiar. Alguna vez se ha puesto a pensar porque cuando tiene un encuentro con alguien por primera vez y fluye inmediatamente una gran empatía con ese ser, sea una casualidad? O en un breve tiempo conoce a alguien y le inspira tanta confianza que hasta comienza a quererle casi que de inmediato y luego siente que lo conoce de toda la vida? Para mi lo que hacemos cada vez que esto nos ocurre es simplemente que nos reencontramos  con los afectos de otras vidas, nos hermanamos con nuestros amigos y ellos pasan a constituir nuestra familia del alma, porque el alma siempre reconoce, es nuestra parte donde quedan grabadas todas nuestras vidas anteriores.
 Hace  ya mas de una semana murió una de las personas mas amorosa de mi familia por parte de madre, juntas eran las últimas de su núcleo familiar, mi tía Aura, eran tres hermanas y tres hermanos, sus padres partieron muy pronto, luego mi tío mayor Pablo Emilio junto con el hermano menor Félix Eduardo quién partió a los 26 años de edad, le siguió tío Gonzalo,  quedaron las tres hermanas Margot, (mi madre) la tía Aura y la tía Marina, quien se fue en el 2.004 luego de padecer cáncer, quedaron entonces mi madre Margot quien tiene 90 años, y mi tía Aura, quien hace apenas dos semanas cumplió 87. Ambas nacieron un mes de Enero, siempre fueron hermanas inseparables y aunque mi madre vino a EE.UU hace unos años a vivir y mi tía vivía en Venezuela sus conversaciones se daban a diario, jamás escuché a mi madre y tía discutiendo por nada, siempre las observé cómo se ayudaban en todo y se admiraban y respetaban mutuamente, la tía era una persona muy independiente, trabajadora, luchadora, con siete hijos que le tocó levantar sola, siempre la admiré por su espíritu de guerrera, donde quiera que llegaba se convertía en el alma de la fiesta, era muy alegre, le gustaba cantar desde muy joven, mi madre cuenta que también le gustaba mucho bailar, era una mujer muy admirada y querida por todos sus vecinos y conocidos, hasta hace  poco mas de dos años mi tía sufrió un ACV (accidente cardio-vascular), la tía Aura quedó totalmente paralizada, apenas podía moverse, tenía además artritis en una rodilla que le causaba mucho dolor, el ACV le sobrevino justo cuando la estaban preparando para someterla a una operación para reemplazarle la rodilla, los dolores no cesaron, toda su vida cambio, todos mis primos y primas comenzaron las guardias 24X24 para poder atenderla, al cabo de unos meses contrataron enfermeras para cuidarla, después de muchos problemas con enfermeras que iban y venían decidieron cuidarla de nuevo entre sus nietas, mientras todo esto ocurría, tía luchaba porque quería irse, el dolor la desesperaba, con los calmantes pasaba muchas horas durmiendo, venían algunos periodos sin dolor y allí tarareaba alguna canción, trataba de hablar y reía, este último Diciembre se sentía mucho mejor y pudo sentarse en una silla de ruedas y compartir un rato en familia.

Mi madre siempre estaba presente a través del teléfono, un día antes de morir la tía Aura habló con mi madre muy claramente, ese día ambas se hicieron una declaración de amor incondicional, estoy segura que entre ellas hay una profunda paz, nunca dejaron para mañana las cosas que podían expresar ese amor tan profundo que sentían la una por la otra, mi madre esta de duelo, y aunque la extrañara el resto de esta existencia, se siente completa, esta sera una relación armoniosa que permanecerá por la eternidad.

La tía Aura siempre fue y seguirá siendo una guerrera de Luz, valiente, se mantuvo allí por mas de dos años haciendo su trabajo espiritual, al principio con mucha resistencia de su parte irreverente ante tanta pasividad de un cuerpo inerte, con el tiempo entre sueños y momentos de lagunas mentales aprendió a perdonar y fue limpiando su corazón de viejos resentimientos, horas antes de partir habló con mi primo Mario y le preguntó a que hora era su vuelo a la mañana siguiente, sin duda para mí ya mi tía sabía que se iba, ese día estaba eufórica, al día siguiente antes de mediodía había partido.

Todos los que la amamos sabemos hoy que está libre, finalmente se liberó de un cuerpo que ya le había dado todo y no podía evolucionar mas , ahora descansa en paz recuperando sus fuerzas para reinventarse y planear con todos nosotros de nuevo el juego de la vida. 
Honrada me siento de ser parte de su linaje.

Grace Rojas.
Practicante de EFT.
Maestra de Magnified Healing.
www. eftmundo.com
eftmundo@gmail.com

1 comentario:

Gracias por tu comentario.

Follow by Email