8/16/2013

Parejas kármicas y dhármicas


A través de nuestras relaciones vivimos los aprendizajes más profundos de nuestra existencia. Nuestra familia, nuestros amigos o nuestra pareja, representan nuestros mejores Maestros del alma y justo a este aprendizaje, es a lo que llamamos karma.

Una pareja kármica nos representa la oportunidad de resolver conflictos o situaciones negativas en las que nos hemos involucrado desde vidas anteriores. No hay uniones que se establezcan en base al amor romántico o idealizado propiamente, las uniones llevan un propósito espiritual que desconocemos al momento de unirnos, pero que poco a poco se va revelando ante nosotros y si tenemos la suficiente apertura, podremos verlo claramente.

Nos unimos en base a la dependencia emocional, el miedo a la soledad, a través de nuestros vacíos interiores. Y a todo eso le llamamos amor. Posteriormente comenzamos a caminar juntos, recreando las más dolorosas circunstancias, proyectando nuestra obscuridad en nuestro escenario de vida y le seguimos llamando amor, porque nos atan los hijos, los papeles firmados, la sociedad con sus presiones y nuestros más profundos miedos. Cuando el aprendizaje termina, el karma se libera.

Al trascender el karma, nos abrirnos a la oportunidad de vivir a través de nuestro Dharma, será entonces cuando podamos vivir el amor a través de las parejas dharmáticas.

Las parejas dharmáticas han trascendido el sufrimiento. Comparten su vida, su tiempo, pero ya no están unidas en base al miedo o a través de sus vacíos. La unión sigue en base al aprendizaje, pero ahora es a través de la armonía y el respeto mutuo. Es una pareja de crecimiento y servicio. Esta pareja no esta libre de problemas o discusiones, sin embargo, comparten conceptos básicos que las unen.

Cuando dos personas han concluido un importante proceso evolutivo, han liberado karma y están en tiempo de dharma, surge la posibilidad de encontrarse con su alma gemela, para expandir su energía y trascender el amor de sentimiento, al amor universal.

Hasta hace un tiempo, hablar de almas gemelas era algo utópico, pues las experiencias o aprendizajes necesarios para poder permitir este encuentro, no concluían, sin embargo, hoy en día existen grandes posibilidades para este encuentro, pues mucho hemos trascendido y muchas personas se encuentran ya en un estado de dharma propicio para este fin.
El amor de almas gemelas no tiene nada que ver con el amor de telenovela ni con la necesidad de tener pareja por llenar vacíos o el miedo a la soledad. Se trata del encuentro de dos mitades COMPLETAS que al COMPARTIR su ESENCIA y FUSIONARSE ambas energías se EXPANDEN de una forma poco usual, impactando de manera positiva el entorno al que pertenecen, dando paso a GRANDES OBRAS y GRANDES APRENDIZAJES y EXPERIENCIAS a nivel individual. Es la energía ideal no solo para terminar de sanar viejas heridas a nivel personal, sino para crear grandes cambios en el entorno, a través del rol profesional en servicio al mundo. La unión de almas gemelas están cimentadas en bases nuevas y diferentes nunca antes experimentadas que hoy en día es posible vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email