7/21/2013

Un caso de EFT, No puedo hablar. siento que me asfixio. Por Grace Rojas.



Esta ha sido una semana genial! Hace poco estuve en Miami haciendo un  taller de Magnified Healing del Altísimo Dios del Universo, una técnica maravillosa para ayudarme a ampliar nuevos conocimientos de sanación instantánea. Les cuento que Magnified Healing del Altísimo Dios del Universo merece un capitulo aparte, estuve anclando la nueva energía recibida en unas ceremonias que hice durante once días, con resultados excelentes; estoy tan emocionada que quería compartirlo con uds, desde allí se han activado con mayor fuerza los mensajes enviados como bloques de pensamientos que sé sin lugar a dudas que no provienen de mi mente, antes los recibía pero ahora se han hecho mas precisos y puedo trasmitirlos con mayor seguridad porque los Guías, Ser Superior o Ángeles de mis clientes me utilizan como canal de comunicación para que puedan entender la raíz de sus emociones y así sanarse a sí mismos.

En este tiempo recibí la llamada de una amiga a quién llamaré Ana, estaba muy angustiada por la situación emocional de un hijo que está a punto de disolver su matrimonio, en nuestra conversación traté de calmarla, sin embargo insistía que nunca había visto a su hijo tan desbalanceado emocionalmente, avanzamos en la conversación y logró calmarse, hablamos largamente y en el momento que nos despedíamos le dije, tú hijo necesita una sanación de liberación emocional, Ana dijo que no estaba en condiciones de hacerla en ese momento por teléfono, que se estaba quedando sin voz nada mas de pensar en ello, le dije entonces que era el momento de hacer tapping para eso que la dejaba sin aliento y sin poder hablar, accedió, le pregunté cuál era su nivel de ansiedad, respondió creo que estoy en 20 y comenzamos diciendo:

Aunque no sé que hacer con esta situación que me está dejando sin voz, estoy demasiado ansiosa, y ella dijo es como que me ahogo y no puedo respirar, es como que no tengo derecho a expresar mis sentimientos con mis hijos, (estaba muy angustiada) y añadí, aún así me amo y me acepto tal como soy.
Seguimos haciendo enunciados de como se sentía en todos los puntos, 
No puedo expresarme.
No tengo derecho a decirles nada.
Siempre pierdo la voz cuando se trata de hablar con ellos.
Me da mucho miedo que me rechacen.
Siempre soy rechazada.
Aunque no sé que hacer ante esta situación.
Mi opinión no cuenta.
Aún así me amo y me perdono por pensar de esta manera.
Le pedí a Ana que tomara agua y respirara tres veces profundamente. Hicimos la segunda ronda diciendo:
Me paralizo sólo de pensar en esta situación.
No sé que decir para que no lo tomen a mal.
Ellos son tan inteligentes y fríos. Aún así puedo expresarles mi amor.
Mejor callo y no digo nada.
Siento miedo de decir algo que no sea lo correcto.
No quiero dañar mi relación con mi hijo.
Aunque no sé que tipo de relación es esta.
Aún así me amo y me acepto profunda y completamente tal como soy.

Le pregunté a Ana cómo te sientes y respondió:
mientras hacia esta ronda me pregunté que tipo de miedo es tan grande que no puedo ni hablar? en ese instante le dije, Ana dónde aprendiste esa actitud? y luego de pensar me dijo; seguramente en el internado donde estuve desde muy pequeña hasta salir de la secundaria, sabes era un Colegio de monjas, yo no salía nunca, sólo una vez al año en navidad, mis padres siempre estaban viajando, yo soy única hija,  mi padre estaba en segundo matrimonio con mi madre y ellos solo estaban preocupados de que tuviese la mejor educación,entonces le pregunté y quizá Ana desde allí tenías episodios de asma o asfixia? y Ana respondió sí fui asmática hasta los 30, todavía hoy suelo muy de vez en cuando tener ataques de asma durante el invierno que siento me asfixian y soy alérgica a muchas cosas, sufro de los pulmones y de los bronquios, cada cuatro meses a seis meses me chequeo con el médico, ahora voy mas al acumpunturista y al quiropráctico, parece que es emocional. Evidentemente respondí.
Veamos Ana, dime cómo está tu nivel de ansiedad y me respondió, creo que bajó a un tres, la verdad es que cuando aclaramos de donde venía mis miedos de expresarme entendí que fueron muchos años de silencio, votos que hice yo misma para no contrariar a mis padres y para que siempre me quisieran. (Su voz ya sonaba bastante clara)

Muy bien, hagamos una ronda de cosas positivas para anclar estas nuevas emociones conscientemente.
Aunque todavía siento miedo de expresar mis emociones.
Hay una parte de mí que quiere dejar ir el miedo.
Hay otra parte de mi que no esta dispuesta a dejarlo ir.
Yo estoy dispuesta a cambiar.
Es seguro y amoroso cambiar mi actitud hacia los demás.
Yo puedo expresarme libremente sin dañar a nadie.
Soy digna de ser escuchada, y aún así ser amada.
Amo a mis padres, les doy las gracias por darme la vida. Estoy en paz con mi pasado.
Le pedí a Ana que respirará tres veces profundamente y tomara agua, le pregunté cómo se sentía y respondió que había sentido como su respiración era libre sin opresión, le pregunté Ana a cuanto bajo tu nivel de ansiedad me dijo a  uno.
Hicimos otra ronda diciendo
Aunque todavía hay un resto de ansiedad me amo y me acepto tal como soy.
Aunque no sé si es tan fácil cambiar, me doy la oportunidad para hacerlo.
Aunque siempre he sido muy callada me abro a la posibilidad de expresarme amorosamente.
Estoy dispuesta a abrir mi corazón para expresarme con todos.
Yo puedo expresarme y ser feliz.
Mis padres siempre hicieron lo mejor que pudieron.
Yo estoy haciendo lo mejor que puedo con mis hijos.
Estoy en paz con mis padres y con mi pasado.
Ana dijo que le quedaba algo todavía, le dije que trabajaramos con su niña interior en esta siguiente ronda.

Comenzamos en el punto de karate diciendo:
 Aunque siempre fui una niña callada y tímida, siempre fui una buena niña.
Aunque sólo venía a casa para navidad mis padres siempre me amaron.
Ellos hacían lo mejor que podían.
Ellos también eran muy callados, pero siempre me amaron.
Honro la memoria de mis padres y les doy las gracias por darme la vida.
Perdono a mis padres y me perdono, yo siempre fui una buena niña.
En este punto le pedí a Ana que visualizara a Anita en un momento feliz, así lo hizo y pudo describir el momento y el vestido que llevaba, le pedí a Ana que le hiciera tapping a su Anita diciendo estos enunciados:
Anita yo te reconozco como un Ser de Luz.
Eres una buena niña.
Mis padres siempre nos amaron.
Eres digna de ser feliz y expresarte con todos.
Te honro y te amo porque siempre haz hecho lo mejor.
Es seguro cambiar y amarnos incondicionalmente.
Todos hemos hecho lo mejor que hemos podido. Anita yo te amo.
Le pedí que la abrazara y se quedara allí el tiempo necesario.
Concluimos con el chacra coronario diciendo
Le doy gracias a Dios, a la vida y al Universo porque esta sanación ha sido dada.

Le pregunté a Ana, cómo te sientes, ella respondió libre, es increíble como pude liberarme de todas esas creencias de no tener derecho a expresarme, ahora mismo voy a hablar con mi hijo sobre la situación que está pasando y preguntarle en que puedo ayudarlo.

Ana sigue reportando que ahora es mas abierta y se está comunicando mejor con todo su entorno, parece que finalmente superó su miedo a expresarse. Realmente me siento muy feliz por tener a EFT en mi vida. Gracias por leer este artículo, puedes compartirlo como seres de Luz respetando la fuente.
Si deseas una consulta puedes escribirme a eftmundo@gmail.com, o hacer un comentario.
Grace Rojas.
Asesora de EFT.
Maestra de Magnified Healing del Altísimo Dios del Universo.
Sanadora Pránica.
www.eftmundo.com
eftmundo@gmail.com
 




 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email