3/26/2012

EFT como herramienta para la vida. Por Gracia Rojas.

Vengo practicando EFT hace ya casi 5 años, en el proceso, siempre me sorprenden los resultados maravillosos que se obtienen   trabajando con EFT, muchas de estas personas  han cambiado sus vidas de una manera profunda, doy gracias a Gary Greig por habernos regalado esta gran herramienta para la vida. En esta oportunidad voy a presentar el caso de un jóven que le llamaré Fernando.

Fernando es un chico de 17 años quien ha estado desde temprana edad en el mundo de las drogas, luego de un año y medio en un lugar para desintoxicación, volviò a recaer y esta vez estuvo resistiendo seguir la escuela.

Sus padres decidieron ayudar a Fernando de otra manera y me solicitaron hacer una terapia con EFT (Técnica de liberación emocional).

Comencé preguntandole a Fernando que era lo que le gustaba de las drogas, me respondió que muchas veces se sintió desválido y sin soporte de sus padres, ellos siempre estaban trabajando, la droga le hacia sentirse liberado del trauma que fué para él, el divorcio de sus padres, se divorciaron cuando él tenía 10 años, el trabajo de su padre le permitía estar con él mas tiempo que el trabajo de su madre, cuando ellos se divorciaron siempre estaba solo en casa, ademas sentía que era muy delgado, y luego tenía esos hierritos en los dientes, era feo, sentía que nadie lo miraba, hizo muchas cosas para sentirse aceptado por amigos y amigas, sentía que no valía nada.

Luego comenzó a probar con las drogas, de todo esto se puede ver que sentía un gran resentimiento con sus padres, me dijo que ellos lo habían abandonado, primero en casa y luego en ese lugar para desintoxicarse.

Comenzamos la primera ronda en el punto de karate diciendo:
Aunque no puedo perdonarlos por haberme dejado solo, ellos me abandonaron, yo no les importo, no puedo confiar en ellos, siempre me fallan, nunca acepté que se divorciaran aún asi me amo y me acepto,(la aceptación y el amor por él fueron palabras que no pudo pronunciar)
En el punto de la ceja: aunque estoy muy resentido con ellos.
En el lado del ojo: ellos me abandonaron.
Debajo del ojo: no confío en ellos.
Debajo de la nariz: No puedo confiar en nadie.
Debajo del mentón: Me desperté y estaba en ese lugar.
Punto de la Clavícula: Aunque no puedo aceptarme.
Debajo de la axila: Aunque no puedo amarme ni aceptarme.
Punto Corona: Me amo y me acepto profunda y completamente, Fernando no pudo decirlo esta vez.
Luego de la primera ronda Fernando comenzó a llorar y mientras hablabla le dije que siguiera haciendo tapping en el punto de karate, continuamos con varias rondas trabajando en su auto estima, cuando le dije que repitiera conmigo que no importaba lo que hubiese hecho que se perdonaba, se aceptaba y se amaba incondicionalmente, sintió mucho dolor de no siempre haber hecho lo mejor que podía, se sentía culpable, allí comenzamos a trabajar con el perdón para él y para sus padres porque ellos habían hecho lo mejor que podían, en este punto Fernando pudo comenzar a decir que a pesar de todo, se amaba, se aceptaba y se perdonaba.

Ya estando en la décima ronda Fernando comenzó a reir y me dijo que ahora lo veía todo muy claro, ellos no lo habían abandonado, él mismo se había abandonado.

Le pregunté a Fernando como se sentía en relación a sus padres, con una gran sonrisa me contestó, esto me lo fabriqué yo, ellos nunca me han abandonado!

Llevamos tres semanas, todavía quedan algunas cosas para trabajar, Fernando ya no se está drogando, al contrario quiere tener una vida con pròposito, llena de experiencias enriquecedoras y nutritivas para su espíritu.

Gracia Rojas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email