11/10/2011

EL FIN DE LA ZONA DE CONFORT

No queremos salirnos de nuestra zona de confort. Queremos seguir viviendo tranquilos y deseamos continuidad. Sin altibajos, una vida fija, controlable, segura. No queremos riesgos, tenemos miedo a perder el equilibrio dentro de un mundo que te fagocita si no tienes dinero. Huimos de la escasez económica como antes huíamos de la peste. Este es el síndrome del individuo del siglo XXI, lleno de ansiedad por perder el trabajo, por perder su nómina, su comodidad, su continuidad y entrar en un círculo de inseguridad e imposibilidad de vivir en un mundo donde existir cuesta dinero… Ya no tienes la posibilidad de salirte de un sistema que no te permite montarte tu vida por ti mismo, pues eres declarado indigente, ocupa o que engañas al fisco porque no pagas los impuestos. No puedes construirte una casa, un coche o un pozo porque no está homologado y eres un ilegal. En fin, vivimos angustiados y estresados por no salirnos del sistema fagocitario. Se requiere otro tipo de mente, actitud y emoción. Una nueva percepción que te permita vivir en este sistema no como víctima de él sino como potencia o dueño de él El propio sistema y sus leyes están desarrolladas para quitarte todo poder individual y convertirte en un elemento activo-productivo para sí mismo, sacarte el máximo provecho y luego reciclarte en los centros hospitalarios y geriátricos, escondidos a los ojos de la sociedad para que no veas como vas a terminar. Luchas toda tu vida para “encajar” en el sistema y sobrevivir, y si eres listo y espabilado, mejorar la calidad de tu cárcel para hacerla un poco más grande y más cómoda, así expandir un poco esa zona de confort nada confortable para tu espíritu creativo. No puedes crear nada, todo está creado y manufacturado para ti, homologado y caro. Puedes comprarlo pero no hacerlo. Puedes enfermarte pero no curarte por ti mismo. Puedes estudiar pero lo que te dicen que es lo correcto y ordenado, tú no puedes crear un nuevo conocimiento fuera del reglado. Y has de pagarlo. Lógicamente, buscas la tranquilidad, el confort, la facilidad, la riqueza, pero es imposible en un sistema que no contempla tu espíritu creativo individual y que solo es de una vía, fuera de la cual no hay vida posible. El mantener el equilibrio y la seguridad dentro de ese carril es dificilísimo para un ser humano, de natural creativo y libre, pues obliga a mantener una atención continua en ese carril para no caerte y acabar en “el borde” de la sociedad, tirado y despreciado, además de indigente.
La crisis actual nos va a sacar a todos de la “vía única”, pues ya no se sostiene, pero como no estás acostumbrado a “una vida variable”, a la tensión de la existencia real, a la lucha real por la supervivencia y estas condicionado a una lucha artificial dentro de un sistema artificial, lo natural que se está revelando, tanto el planeta como el resquebrajamiento del sistema financiero, hace que te inquietes y sufras tensión, pero es una tensión para no estar tenso, o sea, ansiedad por no querer dejar la zona de confort y el deseo de volver a lo de antes: seguridad existencial, aunque sea en un sistema que sabes injusto y violento para el Ser Humano. ¡No queremos estar tensos y eso nos tensa! HACIA UN NUEVO MODELO DE CONDUCTA PARA LA CRISIS Lo primero es que aceptes que ESTAMOS EN CRISIS, y esto no va a pasar, como una mala racha o una tormenta, y que luego todo volverá a su sitio de siempre. Aunque veas a los políticos y financieros hacer malabarismos para sostener el castillo de naipes que han creado y crear cierta confianza ciega en la población, ellos saben que todo esto es una gran mentira que tiene como objetivo el mantenerles a ellos arriba en el ápice de la pirámide y a ti en la base sosteniéndoles a ellos arriba. Saben que si tú cedes, ellos se caen, así que mantienen el control a través del temor y dando soluciones que solo implican mayor servidumbre por tu parte, para pagar los platos rotos de sus bacanales. Ellos ya tienen su salida, se están construyendo sus búnkeres y sus reservas de dinero, alimento, etc., sus pensiones vitalicias, su seguridad futura ante lo que saben que no tiene salida fácil. Tú, con tal de que te devuelvan tu vida segura, pero limitada a la esclavitud, aceptas pagar con tu sangre y esfuerzo, con tu dinero y tu alma. Eso mejor que verte en la calle homeless y fuera de la zona de confort. Todo esto se va a caer, inevitablemente, y se requiere de otra actitud por parte de cada cual: el espíritu del guerrero. Esto querido amigo, es LA TERCERA GUERRA MUNDIAL, y esta SI QUE NOS AFECTA A TODO EL PLANETA. La diferencia es que ahora la guerra es financiera y las invasiones son a través de la deuda planificada, generadora de esclavitud aceptada. Este es un plan de conquista mundial por parte de los bancos centrales mundiales, para la creación de un sistema financiero mundial donde ellos ponen las leyes a todos los países y sociedades, manteniéndonos a todos endeudados para aceptar sus servidumbres salvadoras. ES UNA GUERRA, y es una guerra que cada quien tiene que librar en su espíritu. Seguir en la zona de confort o aceptar la TENSION DE LA BATALLA FINAL. En esta tercera guerra mundial volvemos a lo de siempre, la conquista del mundo y la esclavitud de la raza humana… Si aceptas ya que esto no va a sobrevivir si no es a través de tu consentimiento de ceder hasta el último peldaño de tu libertad como individuo creativo y espiritual encarnado, si quieres conservar tu libertad creadora y tu derecho a existir y vivir en prosperidad y libertad para ofrecer lo mejor de ti mismo a la sociedad, libre y justa, has de tomar una decisión. Lo primero, te repito, es aceptar lo que sientes en lo más profundo de tus entrañas, y es que ALGO VA MAL AHÍ FUERA. Lo segundo es RECONOCER QUE ESTE SISTEMA ES INJUSTO, TE LIMITA Y TE ENFERMA. Lo tercero es DECIDIR PASAR A LA ACCION PARA LUCHAR POR TU LIBERTAD ESPIRITUAL DE VIVIR FELIZ Y OFRECER TU SERVICIO AL MUNDO Lo cuarto es NO SOMETERTE AL SISTEMA QUE TRATA DE ESCLAVIZARTE, EL ESPIRITU DEL GUERRERO Un guerrero no busca el confort. Está preparado para la lucha y disfruta de un buen torneo. Está tenso pero sin ansiedad, pues su mente y su cuerpo están diseñados para estar alerta. Sabe que HOY PUEDE MORIR, y se entrega al presente como el último día para expresar su MAXIMO YO. Esto le mantiene anclado a su máximo exponencial y potencial humano, viviendo siempre en un estado de poder e independencia personal que le permite tener acceso a las cualidades del “héroe interno” que todos portamos en nuestras almas, experimentándose a sí mismo con dignidad, poder y libertad. Desde ahí, puede decidir ser amable y generoso, sin nunca esperar nada a cambio, otorgando siempre libertad a sus relaciones, no en ese falso amor donde el débil se esconde para recibir una recompensa por sus acciones, generando siempre codependencia y servidumbre en las relaciones. No se entrega a las lamentaciones, a las quejas ni se resiste a las circunstancias limitantes que le trae el día a día. Si no hay que dormir no se duerme, si hay que luchar se lucha, si hoy no hay que comer no come…no busca una continuidad ni un ritmo fijo ni horarios fijos. La prioridad es clara, mantenerse despierto, alerta, activo, fuerte, conectado, abierto, dispuesto…en forma, vivo, apasionado, dispuesto a dar lo mejor de sí mismo…¡en PRESENCIA CONSCIENTE! Está siempre de guardia, alerta y dispuesto para la lucha, para la acción, no tiene tiempo para las dudas, pues éstas le podrían hacer perder la oportunidad de sobrevivir. No se lamenta de sus errores ni se entrega a la culpa ni culpa a nadie, pues sabe que vive en estado de guerra y todo es posible, asique toma nota del resultado y refina su acción, sin perder tiempo en ñoñerías. Desde el espíritu del guerrero puedes enfrentar los retos de estos tiempos sin ansiedad, más activo, mas alerta, despierto, con energía, sin frenos a tu pasión y sin miedo, con poder y alegría, con brillo y con valor, convirtiendo la situación actual en un reto que te permitirá explorar lo mejor de ti y sentirte orgulloso, recuperar la autoestima y confianza en ti mismo como ser humano completo, adelgazar tu ego y tu cuerpo, volver a recuperar la salud y fortaleza física y de carácter, necesario para vencer, o a su vez, puedes enfrentarlo desde “la conciencia de rata”, buscando no salirte de tu zona de confort hasta que “la casa se te caiga encima”, asustado, ansioso, lleno de tensión estresante que destruye tus defensas orgánicas, comer compulsivamente para aplacar tus temores, vivir preocupado por el mañana en vez de activo en el presente, tratando de volver a lo de siempre en vez de explorar nuevos potenciales, continuar en tu desconfianza vital y existencial, con baja autoestima y pobre confianza en ti mismo, que te lleva a mantener relaciones humanas de baja calidad, sin alma, sin profundidad, sin intimidad, en vez de buscar a los afines para hacer fuerza de grupo, compañeros del alma que están dispuestos a dar su vida por su ideal de justicia o de libertad creativa, un equipo de espíritus jóvenes e idealistas que no buscan su confort sino la expresión de sus seres soberanos… Se necesita resucitar al espíritu del guerrero inmediatamente para enfrentar estos retos actuales, esta guerra mundial, recuperar el espíritu de verdad y justicia, el valor y la fuerza para vivir en vez de sobrevivir. ES NECESARIO SALIR A LA CALLE PARA GRITAR TU VERDAD y construir un mundo nuevo que se fundamente en el espíritu humano y no en el ego-condicionado, donde la libertad, la justicia y la verdad y la responsabilidad individual estén por encima de la ambición y engrandecimiento personal, inicialmente, y la búsqueda del confort-esclavo, después… Al final todos hemos caído en las estrategias de nuestros “padres dirigentes”, en la ambición esclavizante, de modo que todos deseamos especular, vender, depredar, estudiamos estrategias de venta (marketing) para manipular a la masa a ver si nos enriquecemos rápida y fácilmente, para así expandir nuestra zona de confort del ego sin alma, en vez de ofrecer nuestro servicio del alma en un intercambio justo. El binomio miedo-ambición nos domina y crea nuestro devenir diario, así como la desconexión cada vez más profunda con nuestro verdadero yo original. Ya no somos humanos sino ratas-depredadoras. Los últimos tiempos de supuesta calidad de vida y prosperidad solo han servido para ablandarnos y debilitarnos, para enfermarnos y desconectarnos de nuestro verdadero yo para someternos al consumismo desbordante y el sobrepeso en todos nuestros aspectos vitales, tanto emocional como físicamente. Necesitamos volver a endurecernos, apretar de nuevo el vientre y no para el envanecimiento playero de gimnasio sino para tener de nuevo el chi concentrado en nuestro interior, ayudándonos a la conexión física con nuestro espíritu y a la sensación de seguridad física y psicológica del guerrero, para recuperar esa planta firme y sólida que es tan necesaria en estos tiempos. ¿Vas a ser de los que ayudan o de los que van a ser ayudados? ¿Vas a ser de los que arrastran o de los que van a ser arrastrados? Extractos de EMPOWERMENT EFT COACHING (recuperando el poder del ahora)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email