10/17/2011

Un caso de depresión exitoso pero complejo. "Yo no quiero decirte qué tan bien me va"



Hola a tod@s:

La Dra. Carol Look ha hecho muchas contribuciones de calidad a nuestra formación y no es una sorpresa que pueda también contribuir significativamente a nuestra comprensión del EFT y la depresión. Ella ha revelado un caso con muchas facetas que incluye tareas para que el cliente haga en casa (altamente recomendable). Ustedes también notarán cierto escepticismo de parte de su clienta, tales como que la clienta no quiere dar mala suerte al progreso admitiendo lo bien que le estaba yendo. Esto es una expectativa normal cuando la gente experimenta algo fuera de su sistema de creencias (como EFT).
Por Dra. Carol Look

Querido Gary,

A continuación hay un caso exitoso de depresión, aunque ciertamente este éxito no fue instantáneo.

E es una mujer de 24 años, terminando el colegio tarde y trabajando en el negocio familiar de sus padres. Tiene muchos amigos, un novio duradero, y se las arregla siempre para funcionar muy bien en su vida. Fue derivada a mí por una amiga suya, preocupada por las frecuentes crisis de llanto de E, infelicidad general, baja autoestima, y sensación de desamparo acerca de su situación familiar.

La depresión de E tiene sus raíces en numerosos asuntos emocionales irresueltos. Ella sufre de un profundo sentido de vergüenza acerca de su vida y sus logros, enojo y frustración, y una sensación crónica de desamparo. No quería tomar medicación porque no quería sentirse "débil" y "dependiente" y no quería ser como su madre.

Su madre fue una alcohólica activa durante la mayor parte de su infancia. Entró en sobriedad cuando E estaba en su adolescencia temprana, y se hundía periódicamente en una depresión suicida en la que amenazaba con matarse y pasaba días sin levantarse de la cama. E dijo que sabía que el alcoholismo de su madre no era por su culpa, y de todos modos continuaba sintiéndose sin importancia y profundamente desamparada.

Su madre se había sumergido recientemente en otro profundo episodio de depresión y E sintió que ella misma quedaba petrificada y sin esperanza. Las frases incluidas en el tapping fueron las siguientes:
• "Aunque me siento deprimida cuando pienso en mi vida..."
• "Aunque me siento cansada de sentirme tan desamparada..."
• "Aunque odio sentirme sin esperanza..."
• "Aunque tengo miedo de estar fuera de control..."
• "Aunque lloro sin control..."
• "Aunque tengo miedo de resultar igual a mi madre..."
• "Aunque extraño a mi madre... y de todas maneras nunca la tuve conmigo..."

Básicamente he tratado a E como si ella tuviera la más profunda pena de amor imaginable... había perdido a su madre con el alcoholismo.

E sintió alivio inmediato en mi consultorio, pero era escéptica sobre si duraría, y todavía estaba frustrada de que yo no pudiera haber "curado" a su madre. E se fue con tareas asignadas para hacer en casa de hacer tapping tres veces al día. Dos semanas después, volvió diciendo: "No quiero decirte que tan bien me fue porque tengo miedo de atraerme mala suerte... pienso que las cosas del tapping realmente funcionan..."

E había hecho tapping religiosamente tres o mas veces al día donde fuera que estaban sus sentimientos más fuertes... frustración, desamparo, heridas, etc. Dijo que su novio y compañera de casa habían notado una diferencia en su humor, y ella definitivamente se había notado a sí misma volverse menos desacomodada en ABSOLUTAMENTE TODO. Se sentía aliviada, impresionada y esperanzada. Incluso había tenido algunos cambios cognitivos sobre la situación de su madre. Había tenido cambios cognitivos acerca del control que tenía sobre la situación de su madre. También había tenido cambios cognitivos acerca de su insignificancia y autoestima.

El tema de la medicación nunca volvió a surgir, y E continuó haciendo tapping en dos pequeñas fobias y otros sentimientos. Describió su humor como más pareja, sus perspectivas más esperanzadas, y su autoconfianza más profunda.

En otros tres casos donde usé tapping para la depresión, los clientes dijeron "Me siento más claro en mi cuerpo y en lo que veo". Una niebla parecía levantarse para todos ellos, como con Lori en las cintas del Palacio de las Posibilidades. Dos de ellos dijeron que estaban confundidos porque no estaban acostumbrados a sentirse "de este modo", incluso templados, casi felices y satisfechos sin su característica pesadez de ánimo y fisiología. Estos clientes no persistieron con el tapping y yo perdí contacto con ellos. El tercero (una mujer) está dispuesta a continuar haciendo tapping en cada problema emocional desde su infancia y hace tapping en mi consultorio aunque "se olvida" de hacerlo entre sesiones.

Con amor,
Carol

Traducido por Martin Jones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email