10/17/2011

Saber perdonar...

“El deseo de venganza es puro veneno… Puede que consigas hacerle daño al otro, puede que no, eso dependerá del otro. Pero sólo una cosa es segura, que con toda certeza te hará daño a ti mismo”. Osho

Vivimos en una sociedad compleja. El éxito y nuestra felicidad dependen del apoyo de los demás. ¿Qué podemos hacer para estar y sentirnos bien con la gente que nos rodea? La respuesta es muy sencilla: Pensar y sentir positivamente sobre los demás. Sólo así los otros se sentirán a gusto y te apoyarán.

Conviene recordar que ninguna persona es buena del todo ni mala del todo, la persona exactamente perfecta no existe. Pero si dejamos nuestros pensamientos y sentimientos incontrolados, podemos encontrar mucho desagrado en casi todo el mundo. La causa oculta de eso es que tenemos heridas y resentimientos pendientes de sanar. Y la solución se llama Perdón.

Perdonar significa el dejar partir de dentro de nosotros una emoción negativa que nos está haciendo daño. Es decir, como si no fuera ya suficiente todo el daño u ofensa sufrida por nosotros por medio de otra persona, una vez ocurrido seguimos dándoles vueltas en nuestro interior, malgastando nuestra energía en una persona que probablemente ni siquiera merezca la pena y posiblemente ya no tenga interés en nosotros.

El deseo de venganza es además un signo de debilidad, baja autoestima e inmadurez emocional. Las personas que malgastan sus vidas y energías imaginando cosas para vengarse de otras es porque aún no han encontrado las claves de la enorme sabiduría que encierra el saber perdonar.

“La persona que no perdona, destruye un puente sobre el que un día tendrá que pasar ella misma”. Tony de Mello

Reconocer el hecho de que ninguna persona es perfecta. Unos están más cerca que otros de la perfección, pero nadie es perfecto. Comprender y aceptar que los seres humanos pueden cometer errores, toda clase de ellos, es la clave para poder integrarles y perdonarles.

¿Cómo se hace para perdonar? Lo más importante es empezar a vivir en el presente. A menos que empieces a vivir en el presente, no serás capaz de olvidar y perdonar el pasado. No te recomiendo que olvides y perdones todo lo que te ha ocurrido en el pasado; no te lo aconsejo. Lo único que hace falta es: vivir en el presente. Y eso se logra viviendo con consciencia y para ello la práctica de la meditación es una gran ayuda para detener el incesante flujo de pensamientos.

No tendrás que olvidar y perdonar; eso desaparecerá sin más, sucederá sin más. Te sorprenderá. ¿A dónde ha ido a parar todo eso? Y en cuanto deja de existir el pasado, también desaparece el futuro, porque el futuro no es sino una proyección del pasado.

“He decidido apostar por el amor. El odio es una carga demasiado pesada”. Martin Luther King

Jairo Kalp, resumen del artículo revista Uakix .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email