10/09/2011

Aliviando el dolor de una rodilla artrítica con EFT.

Por CJ Puotinen, EFT-ADV

Querido Gary:

Como tú sabes, la mayoría de las personas que tienen dolores crónicos están deseando experimentar con EFT sin reservas – están suficientemente desesperados como para probar lo que sea, inclusive cosas más raras que el tapping. Cuando su dolor desaparece después de una o dos vueltas, simplemente se relajan y disfrutan del alivio.

Pero para algunos, el pronunciamiento de un doctor o la propia creencia de un paciente sobre su condición puede ser un grave obstáculo.

Recientemente yo hice una “Introducción a EFT” ante 60 personas en un hogar de convivencia asistida en Nueva Jersey. Todos eran de edad madura y todos tenían varias creencias y dolores.

Después de las primeras dos o tres vueltas de tapping para reducir sus dolores y mejorar su capacidad de movimiento, todos, menos siete u ocho, dijeron experimentar un significativo alivio o mejora. Esto guarda relación con tu estimación de que EFT funciona habitualmente para un 80 por ciento de aquellos que lo prueban. Después de otras dos vueltas, casi la mayoría de aquellos que no habían respondido primeramente dijeron que se sentían mejor.

Pero una mujer se veía preocupada. Cuando le pedí que describiera su dolor, ella dijo: “Es mi rodilla izquierda. La lastimé cuando era niña y siempre ha sido un punto débil para mí. Me ha dolido tanto en los últimos años que no he podido levantarme de la silla sin empujarme hacia arriba primero.” Ella lo demostró presionando fuerte contra el asiento de su silla para levantarse.

“La razón por la que esto no va a funcionar para mí” explicó, “es que el dolor de mi rodilla es real. Quiero decir que tiene una causa real. Mi doctor me mostró los rayos X. Él me mostró la calcificación alrededor de mi rodilla y dijo que es osteoartritis. No es una condición imaginaria. No se va a mejorar nunca. Esa es la razón por la cual mi rodilla todavía me duele”.

Yo les dije a todos: “Muy bien, vamos a hacer tapping juntos con esta señora por su rodilla.” Muy pronto todos estaban haciendo tapping en sus puntos karate y repitiendo conmigo: “Aunque mi rodilla duele, yo me acepto profunda y completamente. Aunque duele porque la lastimé cuando era una niña, me acepto profunda y completamente y perdono a mi rodilla. Aunque mi rodilla no se va a mejorar nunca porque es una lesión real complicada por una osteoartritis real y calcificación, amo y acepto profunda y completamente a mi rodilla. Aunque mi doctor me mostró los rayos X y dijo que mi rodilla nunca se mejorará, yo amo y acepto a mi rodilla y amo y respeto a mi doctor. Él es el experto y yo le creo. Aunque ésta sea una condición real, no es imaginaria, acepto y amo a mi rodilla y todo lo demás en mi cuerpo, perdono a mi rodilla, a la calcificación, a la osteoartritis, a los rayos X, a mi doctor y a todo lo que ha contribuido de alguna forma a la condición de mi rodilla. Elijo verme gratamente sorprendida al ver cuán fácil es soltar todo esto, dejar ir el dolor, dejar ir todas las razones para tener dolor, decir adiós al dolor, y darle un beso de despedida al dolor de mi rodilla. ¡Adiós dolor!”

Todos soplamos un beso para despedir el dolor. Entonces, cuando le pregunté a la señora cuánto le dolía la rodilla, una mirada de sorpresa atravesó su rostro. “Bueno, no sé”, exclamó, “No sé adónde se fue”.

“Bueno, vamos a ver si lo puedes encontrar”, le dije, extendiendo mi mano. “¿Puedes levantar tus brazos delante de ti?” Ella lo hizo. “Ahora, conservando tus brazos frente a ti, ¿puedes ponerte de pie?”

Ella empezó a moverse, entonces pareció asustarse y se volvió a sentar.

“¿Tienes miedo de caerte?” le pregunté.

Ella asintió.

“Muy bien, dije, “vamos todos a hacer tapping para eso. “Aunque tengo miedo a caerme, me acepto profunda y completamente. Aunque el pensamiento de ponerme de pie sin ningún apoyo de mis manos me marea, me acepto y me amo profunda y completamente. Aunque no puedo creer que mi rodilla haya dejado de doler y eso me confunde, amo y acepto a mi rodilla y a mí misma. Aunque ponerme de pie sin aferrarme a algo es peligroso y me siento mareada y mi doctor dice que mi rodilla nunca se mejorará, elijo verme gratamente sorprendida de ver cuán fácil es dejar de lado todas esas creencias y dejarlas ir. Elijo verme gratamente sorprendida al ver qué fácil y normal me siento al ponerme simplemente de pie. En realidad, lo voy a hacer ya.”

Después de una rápida vuelta de tapping, fue lo que hizo. Ella puso sus manos directamente frente a ella y se levantó de su silla hasta ponerse de pie. Otras cuatro mujeres dijeron después de la demostración que ellas también habían llegado a la sala con un fuerte dolor en la rodilla que persistió durante las primeras vueltas de tapping pero desapareció cuando hicimos tapping con respecto a los doctores y a los diagnósticos médicos.

He trabajado con una cantidad de personas que se sienten incómodas al decir algo que contradiga los anuncios de sus doctores, pero en cada caso, al incorporar el diagnóstico médico y su seriedad en la frase preparatoria, se ha logrado una mejoría rápida.

Gracias nuevamente por desarrollar EFT!
CJ
Texto tomado del Boletín de EFT de David McKay.
Traducido por Dalila Milicúa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Follow by Email